RUPEX Acoples

SIEMENS_LOGO FLENDER_LOGO

 

Rupex

Descargar catálogo

Acoples elásticos a la torsión RUPEX

Los acoples dentados RUPEX unen ejes de máquina y compensan desalineaciones entre ejes con reducidas fuerzas de reacción. El par se transmite a través de elementos de elastómero, por lo que el acople tiene propiedades elásticas. Gracias a su diseño robusto, el acople RUPEX también es apto para funcionar en condiciones de servicio extremas.

Beneficios

El acople RUPEX mantiene la carga incluso en estado de sobrecarga, por lo que resulta idóneo para accionamientos que deben cumplir requisitos de seguridad y fiabilidad especiales.

Los choques de par y las cargas vibratorias no representan ningún problema para el acople RUPEX gracias a su carácter robusto, compacto y elástico.

En la versión de acero, el acople resulta ideal incluso para accionamientos que funcionan a muchas revoluciones.

El acople RUPEX se monta acoplando los semiacoples. El montaje con reducido juego de torsión se ve simplificado gracias la geometría en forma de tonel que tienen los elementos de elastómero.

El acople RUPEX requiere pocas tareas de mantenimiento. Las únicas piezas que es necesario recambiar son los elementos de elastómero, ya que se desgastan, pero para ello ni siquiera hay que desplazar las máquinas acopladas.

El acople RUPEX es apto para funcionamiento con inversión de la marcha y montaje en posición horizontal, vertical o con cualquier inclinación.

Campo de aplicación

El acople RUPEX está disponible en el catálogo estándar en 26 tamaños con par nominal de 200 Nm a 1300000 Nm.

El acople se puede utilizar a una temperatura ambiente de –30 °C a +80 °C. Utilizando elementos de elastómero alternativos se puede admitir una temperatura ambiente de –50 °C a +100 °C.

El acople se suele utilizar para unir el eje del reductor con la máquina accionada. En accionamientos sin reductor, el acople resulta idóneo para condiciones de servicio extremas o accionamientos de cargas pesadas con motor eléctrico. Algunos ejemplos típicos son los accionamientos de ventiladores con grandes masas y accionamientos de la industria cementera.

Otros ejemplos de aplicaciones de seguridad son accionamientos de funiculares, mecanismos elevadores de grúas o escaleras mecánicas.